Consejos para una remodelación de oficinas profesional

La remodelación de oficinas es un proceso cuya complejidad varía dependiendo de lo que se tenga en mente, pues bien puede tratarse de cambios profundos o de unos que no lo son tanto.

No es lo mismo comenzar a decidir recién tener una nueva sede y comenzar a decidir en qué área irá cada departamento, a sólo estar planificando la renovación de los muebles de la oficina por otros más funcionales o bien, unos que vayan más acorde a la nueva imagen de la empresa.

Sin importar los cambios, lo primero por hacer es analizar el espacio físico del que contamos. Revisar a consciencia cuantos son los metros cuadrados de los que contamos, la iluminación natural de la que disponemos, donde están ubicadas las tomas de corriente, en general todo lo que tengamos a nuestra disposición.

Esto también incluye estar conscientes de los inconvenientes del espacio, como el tamaño, la presencia de columnas u otro tipo de estructuras que puedan impedir una buena distribución de los muebles, el que haya mucha humedad, etc.

tomar-en-cuenta-es-la-estructura-y-cultura-de-la-organizacionLo siguiente a tomar en cuenta es la estructura y cultura de la organización. Tener conocimiento no sólo de la parte teórica del organigrama, sino saber en la práctica cuestiones como la forma más común de comunicación entre departamentos, quienes tienen más interacción con quienes, etc. La remodelación de oficinas debe hacer que la comunicación fluya de manera más fácil, optimizando todo tipo de procesos.

A continuación es momento del anteproyecto. Elaborar los planos, vistas tridimensionales, justificaciones de los cambios, en fin, todo documento que sirva de guía sobre cómo quedará al final la distribución de espacios, y por qué será así y no de otra forma. Esta información se le comparte a la organización, quienes toman la última decisión y con base en sus apuntes, se elabora el proyecto definitivo.

En caso de así requerirlo, hay que demoler alguna pared o un piso, pintarlas, etc., para posteriormente ir a la parte de selección de acabados, analizando cuáles son los más funciones y apropiados para la organización en cuestión.

Finalmente se procede a la parte que resulta ser la más notoria: la instalación del mobiliario y equipo. Se coloca cada mueble y cada aparto en el lugar previamente estipulado, además de la instalación del cableado correspondiente.

Quizás pudiera parecer bastante sencillo, pero como en todo proyecto, en la remodelación de oficinas gran parte del éxito o fracaso depende de la planeación previa.