Construcción de Oficinas pequeñas y Funcionales

Cuando se va a comenzar un negocio o se está por mudar a un espacio más pequeño, es común pensar que el lugar será insuficiente para satisfacer nuestras necesidades. Pero la realidad de las cosas, es que muchas veces se paga por un espacio mayor al que realmente se necesita.

Teniendo lo anterior como premisa, y antes de comenzar con la mudanza al nuevo lugar de trabajo, veamos qué es lo realmente importante a evaluar en cuanto a la construcción de oficinas pequeñas y funcionales se refiere.

que-se-quiere-transmitir-a-empleados-y-clientesLo primero es cuidar la imagen. Las oficinas, pequeñas, medianas, grandes o extra grandes, son un reflejo de la organización. El espacio habla de la empresa (para bien y para mal), por lo que se deben tomar en cuenta los colores institucionales, así como lo que se quiere transmitir a empleados y clientes.

Lo siguiente la administración del espacio. Realizar un análisis a consciencia de qué espacios pueden compartirse, qué puestos no requieren de la presencia permanente de alguien, que equipo de trabajo puede sustituirse por versiones de menor tamaño, en fin, estudiar a fondo cada caso, sin sacrificar la óptima operación de la organización.

En cuanto al mobiliario se refiere, la tendencia es elegir muebles con diseños modulares que faciliten distintas configuraciones, para de esta manera poder convertir por ejemplo, fácilmente un par de oficinas individuales en una sala de juntas.

La iluminación es un factor a considerar, ya que de ser posible siempre será mejor contar con luz natural en vez de artificial, siendo esto beneficioso no sólo para nuestra salud sino también para ahorrar un poco en la factura de electricidad.

Contar con la mejor tecnología posible es básico hoy en día. Una línea telefónica, una buena conexión a internet, una impresora para uso común, computadoras móviles, en fin. Todo equipo y tecnología que faciliten y agilicen los deberes de todo el equipo.

La construcción de oficinas pequeñas y funcionales debe ser hoy en día pensada como un proceso “mutante”, es decir, que no se trate de una construcción permanente, sino que permita cierta flexibilidad para que si en un futuro se necesitan hacer nuevos cambios, no resulte complicado ni costoso.